El amarillo dentro de la decoración se muestra como un color vivo, lleno de sensaciones revitalizante, capaz de integrar alegría dentro de los espacios interiores.

Para conseguir mejores aportes del amarillo se aconseja emplear tonos más suaves, ya que el color primario puede ser muy estridente y cargante para las líneas estéticas, por lo que se recomienda bajar el tono o aplicar de forma elegante en accesorios o complementos.

El amarillo es ideal para cualquier estación, ya que permite crear combinaciones alegres a través del naranja o verde en primavera, y obtener un enfoque más cálido y acogedor a través de la mezcla de tonos tierras para la estación de otoño.

Hoy vamos a dtellar algunas de las apuestas del amarillo dentro del salón a través de diversas perspectivas. Si no se desea proyectar el amarillo en las paredes por su enfoque más cargante se puede emplear la decoración para conseguir un buen resultado. Bajo este enfoque integrar un sofá amarillo, o complementos como cojines, cortina, o una alfombra en tonos o estampados amarillos puede ser una gran apuesta para conseguir un toque alegre.

Otro de los enfoques en el salón viene de la mano de la integración complementos estéticos como papel pintado en algunos espacios a recalcar como una esquina abierta, o un foco de luz natural, que permite crear un ambiente cómodo como una zona de descanso, así como un toque vivo a través del amarillo.

Un jarrón con flores amarillas, o un cuadro con motivos florales y vivos permiten también crear pequeños acordes elegantes y naturales a través de esta propuesta amarilla para el salón. Es importante cuidar la estética y orden, ya que ello permitirá obtener un resultado más limpio y acorde con lo que se proyecta.

El amarillo se puede combinar con otros colores como el beige, blanco, negro, verde que permitan establecer mejores combinaciones ya sea para adaptar un estilo tradicional y clásico, como para integrar enfoques modernos.

Una apuesta más primaveral y natural viene de la mano de la integración del amarillo con el turquesa donde este estilo permiten crear una buena combinación alegre, divertida y natural. Para ello se pueden combinar cojines en turquesa con un sofá amarillo, entre otras propuestas.

Para los que busquen arriesgarse más con el color se pueden emplear lámparas de diseño y mobiliario moderno para crear una propuesta de salón actual y distinguida, donde incluso las combinaciones en negro resaltan este tipo de estilo con un toque más llamativo.

Fuente: ideasdiez.com