El secreto para conseguir una decoración única y personal está en los detalles. Éstos son los que conseguirán que tu vivienda luzca más acogedora

En la decoración de una vivienda, sin importar el estilo, debemos prestar especial atención a los pequeños detalles, esos que destacan sobre el resto de la decoración y hacen resaltar un rincón, un mueble, una zona especial de nuestra estancia. Estos detalles son los que hacen que una vivienda sea personal y nos hagan estar a gusto en cada una de sus estancias, experimentado diferentes sensaciones.

Una de las mejores maneras de cambiar el estilo de los espacios sin necesidad de mover un mueble es cambiando los cojines. El resultado es espectacular. Si se busca una inspiración más étnica, se pueden añadir algunos cojines de vivos colores y con estampados geométricos. Para un aire más romántico o clásico, los cojines deberán tener suaves tonalidades y estampados no muy marcados, en colores grises o rosa palo. Si queremos dar un carácter industrial al salón se pueden incorporar algunos de estos cojines con tela que recuerdan a las viejas sacas de correos con mensajes estampados. Comodidad y estilo de una vez.
También, jarrones, vasijas u otros recipientes de líneas más minimalistas, en vidrio por ejemplo. Opta por colocar varios de diferentes tamaños y formas, pero del mismo material, acompañados por unas sencillas ramas o flores, una forma muy sutil y delicada de crear un rincón especial en cualquiera de las estancias.

Las cortinas con mucho estilo son un elemento fundamental: brindan un ambiente distinto, decoran y regulan la entrada de luz en las habitaciones. Si se quieren cambiar, hay que prestar atención a cómo es la decoración de la estancia y qué tamaño tiene: para los espacios pequeños es mejor usar los colores claros, para que pueda entrar la luz a través de las cortinas; si la decoración es estampada, se debe evitar que las cortinas lo sean también porque empequeñecen la habitación. Para crear un ambiente romántico, se puede probar con unas cortinas vaporosas, de colores claros. Si se quiere un aire más rústico, se puede probar con barras de madera y cortinas de amplias rayas y tela más tosca.

Los espejos son símbolo de identidad. Dispuestos como en un collage, le aportan un punto diferente a la decoración.

Una pieza de colección será uno de los mejores detalles para la casa; un toque de distinción que embellecerá cualquier estancia y que la cambiará por completo. Cualquier aficionado al arte seguro que tiene en mente alguna pieza que le gusta: una pintura, una pequeña escultura, una pieza de colección…
Antes de todo, se ha de buscar el espacio correcto: si es un cuadro, se busca la habitación adecuada y la pared donde se situará; se ha de iluminar de manera correcta y debe situarse en un sitio donde se pueda admirar. Lo mismo ocurre si se trata de una escultura o una pieza de colección: hay que buscarles un papel protagonista y no colocar junto a ellos ningún otro objeto que pueda distraer la atención.

La iluminación es uno de los aspectos que no se debe descuidar en una casa. La luz no solo es útil, también es un elemento decorativo y creador de ambientes. Por eso, si se busca un toque diferente a la casa se pueden cambiar las lámparas o la disposición de la luz. Una buena idea es jugar con puntos de luz indirecta en el salón, que dan un ambiente cálido y acogedor. Si se quiere un estilo moderno, entonces es necesario algún pie de lámpara de inspiración retro o industrial.

Otros detalles

La habitación se puede impregnar de espíritu mediterráneo, con una colcha ligera totalmente blanca. Esta es una idea que aporta luminosidad a la habitación y que resulta fácil de combinar. Si se quiere algo con más carácter, se puede probar con una colcha de un color berenjena intenso: el contraste con el resto del dormitorio será espectacular. Mientras que si queremos algo más colorido, el naranja también es una de las mejores opciones. También son una buena idea las colchas estampadas con motivos geométricos o vegetales.
Una de las mejores maneras de cambiar el aspecto de un baño aburrido es mediante la ropa de baño y de sus accesorios. Una idea sencilla es colocar toallas de inspiración étnica y unos accesorios de estampados geométricos de color oscuro. Serán prácticos y a la vez decorativos: estará todo en orden y se verá como en un baño diferente. Unos juegos de toallas de diferentes colores y ordenadas en la estantería, como si de un arcoíris se tratara, será toda una revolución: las distintas tonalidades darán un aspecto alegre y resultará muy decorativo. Es importante saber jugar siempre con los colores.

Plantas y flores
Además de lucir bien en cualquier rincón de la casa, las plantas y las flores brindan un aire de frescura a los ambientes.

Fuente: elcaribe.com.do