Maderas, fibras naturales y otros elementos naturales pueden conseguir transformar una estancia y convertir un salón aburrido y convencional en el salón de nuestra casita de campo.

[Img #37669]

@ sarl Patrimoine & Architecture /Homify.es

Para empezar tenemos que integrar perfectamente paredes y suelos para que el mobiliario se integre fácilmente en el estilo que estamos buscando. La piedra, madera y cemento son elementos básicos para envolver el estilo rústico, además de la cerámica en la que podemos encontrar auténticas maravillas con acabados envejecidos, texturas y colores para encajar en cualquier tipo de ambientes.

[Img #37671]

Quino Prades/ homify.es

Elegiremos tonalidades tierra, buscaremos colores vinculados a la naturaleza, verdes y marrones, nos inspiraremos en los árboles y las tonalidades cálidas que nos ofrece la iluminación del amanecer.

En el momento de elegir mobiliario, la madera con veta será el elemento principal, sin olvidarnos del bambú o el mimbre y por supuesto el hierro, la forja y el hierro oxidado se integran perfectamente en el ambiente rústico, enhomify.es podemos ver cientos de ideas que nos ayudarán en nuestra elección

También podemos aprovechar este cambio de look a nuestras estancias aprovechando esos muebles vintage que se acumulan en desvanes y en las casas familiares, fuera de uso pero que con una adecuada restauración pueden volver a cobrar vida y actualidad, es el momento de ponerte manos a la obra y dedicar un tiempo a aprender a decapar, lijar, pintar, existen multitud de talleres y cursos para aprender estas técnicas, si no eres de los que se consideran unos manitas puedes dejarlo en manos de un profesional, verás que el reciclaje mereció la pena, además estaremos contribuyendo para conseguir un mejor medio ambiente.

[Img #37672]

MARIANGEL COGHLAN/homify.es

Si verdaderamente queremos conectar nuestro ambiente con la naturaleza las flores no deben de faltar en nuestro nuevo estilo  rústico, flores que se podrían estar en las cortinas, aunque las últimas tendencias  son más partidarias de los espacios totalmente abiertos, flores en jarrones,  flores secas y también cestas de frutas que acompañarán perfectamente. No es necesario recargar en exceso el ambiente, es más recomendable mantener una cierta sobriedad en la decoración para conseguir ese espacio inspirador y relajante, de lo contrario podría hacerte sentir agobiado.

Fuente: interbenavente.es