La semana pasada concluyó la exhibición que presentó por primera vez en Berlín el trabajo del arquitecto catalán Josep Ferrando. Una diversidad de proyectos, desde un Club de Golf en Río de Janeiro, hasta un Museo en Finlandia, pasando por un Crematorio en Basel, fueron presentados a través de 12 prototipos construidos con materiales especialmente escogidos, que buscan poner en valor el sentido de la materia. Mediante estos modelos se puede entender claramente la obra arquitectónica como suma de materia y luz, y sus formas dan cuenta de la implicancia de los sistemas constructivos en cada proyecto, ofreciendo ideas y atmósferas diferentes.

En la esencia del proyecto arquitectónico o de la obra construida final reside una dualidad inherente: el lugar y el arquitecto. El lugar se impone en cualquier caso, y somos los arquitectos los que adaptamos nuestro método, nuestra mirada y, con ello, la interpretación personal que prevalecerá durante el proceso.

Esta dualidad entre lo inamovible de la realidad -el contexto y el territorio-, y la interpretación que hacemos de ella, se aúna en el proyecto y se comprueba finalmente en su construcción. Leer más

Fuente: plataformaarquitectura.cl