Hace un tiempo descubrimos la isla de Fogo (Canadá) gracias a la iniciativa de la Fundación Shorefast, a través de la cual se diseñó y construyó una serie de seis estudios para artistas en medio de la naturaleza. Esta pequeña isla de pescadores situada en el Atlántico Norte, vuelve a ser noticia tras haber añadido al proyecto un hotel/galería de 29 habitaciones, el Fogo Island Inn.

El estudio noruego Saunders Architecture ha sido de nuevo el que se ha enfrentado a la furia de las corrientes árticas y ha ganado la batalla con un diseño que además de moderno y funcional, resulta ser ecológico y sostenible de principio a fin. Se trata de un edificio con estructura de acero altamente aislada y triple acristalamiento en las ventanas. El agua de lluvia se reutiliza para el inodoro y la lavandería, y también como un disipador de calor en todos los aparatos de cocina. Paneles térmicos sirven de suministro para la calefacción por suelo radiante, y la apuesta por un buen aislamiento acústico entre las habitaciones asegura la absoluta intimidad e integración en el entorno.

Carpinteros y artesanos locales expertos en reciclar, fundidos con las mentes creativas europeas, han conseguido el objetivo principal de este sugerente espacio: encontrar nuevas formas en lo viejo, y a la vez hacer del silencio y del espectáculo del paisaje, los cimientos para un nuevo tipo de arquitectura en la que los sentidos se disparan. Leer más

Fuente: room-digital.com