Sobre un garaje minimalista que se transparenta, se instala la casa Unimog, nombre del camión que Mercedes-Benz desarrolló a principios del siglo XX y que inspira esta obra diseñada por Fabian Evers junto con el estudio Wezel Architektur. Pero estos alemanes no han sido los primeros en tomar un vehículo personal como generador de arquitectura. Ya en la época moderna, Le Corbusier proyectaba desde el racionalismo pensando en su preciado automóvil. Sostenía que las casas no eran sólo espacios materiales, sino aparatos habitables que debían actuar como máquinas a la vez que irradiar belleza.

El Unimog fue la principal herramienta de trabajo del cliente y objeto determinante en la configuración de la vivienda. Este vehículo retro que viene de la expresión UNIversal MOtor Gerät, confirió al edificio la identidad de casa-taller e hizo dividirla constructivamente en dos bloques visualmente independientes, de corte recto y contemporáneo, pero de espíritu agrícola por la estética tipo granero que transmite como conjunto. Leer más

Fuente: room-digital.com