El modo de entender la arquitectura y cómo esta interactúa con el medio que la rodea se encuentra en una irrefutable evolución. Acostumbrados a que en las grandes ciudades arquitectos y diseñadores hagan gala de su creciente creatividad, podemos por fin recorrer nuestra geografía con la certeza de que cualquier rincón puede sorprendernos gratamente.

Ese es el caso de la pequeña localidad de Guadalcázar en Córdoba, donde en pleno corazón de sus calles, emerge el singular edificio de la Biblioteca Antonio Gala, ganador del Premio de Arquitectura Félix Hernández. Una obra que se presenta como una caja compacta de hormigón de 7 metros de altura descompuesta en diferentes cubos en positivo y negativo, albergando en algunos estanterías interiores y en otros, impresionantes ventanas-miradores. Leer más

Fuente: room-digital.com